Noticias

Reforma tributaria, por qué es complicado implementarla y para qué se necesita

La nueva forma ha causado controversia y rechazo en distintos sectores desde su origen y las protestas que ocasionó han cobrado la vida de varias personas

Por María Favela

-
Reforma tributaria, por qué es complicado implementarla y para qué se necesita

Reforma tributaria, por qué es complicado implementarla y para qué se necesita (AP)

El detonante de las manifestaciones que se viven en Colombia fue el anuncio de la reforma tributaria qué propuso el gobierno de Iván Duque, con el objetivo de financiar soluciones tras el impacto que tuvo la pandemia en el país. Este proyecto no logró popularidad entre los ciudadanos, así como tampoco fue aceptada por los partidos políticos. Pero, ¿por qué es tan complicado implementar una nueva reforma y para qué se necesita?

Para comenzar, hay que aclarar que entre las afectaciones que implicaba la primera propuesta, se encontraba el gravamen productos básicos y servicios, afectando en su mayoría además de aumentar el impuesto a la clase media era la más afectada.

Lea: Bogotá, entre las ciudades menos accesibles para adquirir una vivienda

Con el rechazo de la reforma y el revuelo de las movilizaciones en gran parte del país, el autor del proyecto y Ministro de Hacienda (de ese momento) tuvo que abandonar el puesto y, ahora, el peso del Ministerio y de detallar una nueva reforma que se ajuste, recae sobre el nuevo encargado; José Manuel Restrepo.

Sin embargo lograr esto es un camino ampliamente complicado, porque los efectos que tuvo la pandemia en el país han sido muy desfavorables, además las dos semanas de protestas han creado un ambiente muy tenso entre las decisiones políticas y la opinión popular.

Aunque la Defensoría del Pueblo y las organizaciones de derechos humanos tengan una cifra distinta sobre el número de víctimas que han cobrado las protestas en el país, están de acuerdo en que se han perdido vidas humanas, así como existen varios heridos. Una dificultad que ha aumentado el descontento de la población.

Además todo esto se vive mientras empieza la tercera ola de contagios de COVID-19, lo que ha puesto a las Unidades de Cuidados Intensivos a prueba, pues la mayoría de los hospitales está casi al límite de su capacidad por atender complicaciones de pacientes infectados con el virus.

Cabe resaltar que todo esto se desarrolla a menos de un año para las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales, así que los políticos necesiten los medios para reforzar su base electoral.

La deuda y la pandemia

Es evidente que Colombia necesita una estrategia para aumentar su recaudación fiscal, ya que el país, tuvo una cifra récord contracción económica porque el Producto Interno Bruto de 2020 se redujo un 6.8%.

Con ello, aumentó el gasto fiscal, intentando responder a la emergencia sanitaria, pero los ingresos fiscales no subieron y el país aumentó su deuda del 52% del PIB hasta el 65%. Haciendo que el déficit fiscal pasara 2,5% al 7, 8% del PIB.

Aunque comparado con estas economías, los números no son tan altos, esto si significa un problema enorme para los países latinoamericanos, ya que si la deuda sube por qué las agencias cuantificadoras de riesgo inmediatamente los castigan. Es decir que son mal evaluados, el crédito aumenta y se pagan tasas de interés mayores.

También es importante recalcar que si no hay recursos tampoco hay forma de mantener los programas sociales. Así que se necesita una nueva reforma para estabilizar las finanzas.

Con base en lo anterior, el país necesita aumentar sus ingresos monetarios para tener la capacidad de responder a los compromisos que ha adquirido, sin dejar de cumplir con el financiamiento del gasto.

Una alternativa para la propuesta es aplicar una nueva reforma que no se concentre en aumentar los impuestos a la clase media y que busque recaudar el 1% del PIB, en comparación a lo que buscaba la primera opción, que es casi del 2%. Para que sea menos impositiva y las consecuencias sean más tolerables.

Además habría que enfocarse en obtener los fondos aplicando más graven a la industria. La obligación puede concentrarse, con mayor facilidad, en las empresas y en la población que tiene más ingresos. A si vez, se deben mantener las alertas para evitar que haya evasiones.

De modo que la solución no sería aumentar los impuestos al sector más amplio de la población (la clase media), sino enfocarse en conseguir los medios a través de los grupos de mayor poder adquisitivo y cuidar que los que ya cumplen con esta obligación se mantengan así.

Más contenido en nuestra sección de Noticias.

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre las finanzas que afectan tu bolsillo.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Noticias